A través del teatro, alumnos de las escuelas abordaron la problemática

Las problemáticas sociales como el bullying o la violencia escolar o familiar, muchas veces, son parte del día a día de los jóvenes y niños; y es necesario que la comunidad, junto al Estado y las instituciones, lo aborden con responsabilidad para concientizar el daño que pueden causar.

En este sentido, el pasado viernes, alumnos de las escuelas primarias y secundarias de la ciudad, fueron parte de una propuesta educativa y cultural, que se llevó a cabo en el Centro Cultural Cervantes, y que visibilizó dichas problemáticas.

Las coordinaciones de Educación y Juventud, convocaron a la compañía teatral “Mi lugar en el mundo”, quienes presentaron tres cuadros, adaptados a las diferentes edades.

Las propuestas fueron “Invisible”, para las escuelas primarias, que trató sobre el acoso escolar y la violencia intrafamiliar; luego otra adaptada a las secundarias, también titulada “Invisible”, que apuntó a las problemáticas de identidad de género, acoso escolar y violencia intrafamiliar y, por último, “Tóxico”, que fue sobre relaciones violentas en las adolescencias.

La palabra de las coordinadoras

“Estamos muy contentas por como respondieron las instituciones con la propuesta. Se nota que es una problemática que se encuentra vigente actualmente y es importante que como municipio podamos acompañar de esta manera y con estas presentaciones”, señaló la coordinadora de Educación, Julieta Fenoglio.

Por su parte, la coordinadora de Juventud, Sofía Filiaci, apuntó: “Este es el puntapié inicial, más allá de que venimos trabajando desde mayo. Creemos que es fundamental trabajarlo durante todo el año, de manera integral, con las instituciones. Partimos de una propuesta artística. Que se aborde desde otro espacio nos pareció super interesante”.

El testimonio de los protagonistas

“Somos una compañía independiente de teatro social que venimos trabajando desde el 2017 en escuelas sobre problemáticas sociales, tema relacionados al acoso escolar, violencia de género, identidad de género y bullying, entre otros. Apuntamos a que sea un disparador y que luego puedan seguir trabajando lo que se trata en la obra”, explicó uno de los artistas.